sábado, 23 de mayo de 2009

La tarea inconclusa

Los días 14 y 15 de Mayo participamos en una reunión de la Comisión Jurídica de la extinta ANCORE.

Fue una particular oportunidad para discutir los temas que hoy nos deberían ocupar en nuestra calidad de Consejeros Regionales, temas que se discuten en el Parlamento y que tienen que ver con los compromisos contraídos por la Presidenta Michelle Bachelet en torno a la descentralización.


En mi labor como dirigente municipalista tuve la oportunidad de trabajar en la Asociación Chilena de Municipalidades, entidad gremial que a pesar de las enormes dificultades que presenta el centralismo lograba hacerse escuchar en el ámbito nacional, y con aquella experiencia a cuestas me resultaba incomprensible que unos actores tan relevantes para el desarrollo de las regiones, como lo son los Consejeros Regionales, no contaran con una organización nacional bien constituida que fuera capaz de representar en el mundo político nuestras sensibilidades y preocupaciones.

En este espacio no deseo explorar las dificultades y problemas que terminaron minando el trabajo de ANCORE, sino sólo hacerme cargo de la tarea que tenemos entre manos: organizar nacionalmente a todos los Consejeros Regionales y realizar propuestas desde nuestra experiencia y representar a las Regiones en este proceso de descentralización.

El Congreso trabaja a toda máquina –y así nos lo hizo saber la Presidenta en su discurso del 21 de Mayo- en profundizar algunas leyes referentes a la descentralización.


En la reunión que comento, realizada en la ciudad de Valparaíso, analizamos las observaciones que han hecho los parlamentarios de distinto signo referentes a los Consejos Regionales, donde hay opiniones diversas, pero que tienen el denominador común de entender que dichos Consejos tienen una relevancia capital en el proceso de descentralización que vive Chile. Pero aparentemente, esa realidad no la hemos alcanzado a visualizar nosotros, los “patos de la boda”.
Tener opinión es una cosa en la que avanzamos en la reunión de la Comisión Jurídica, pero es una tarea infructuosa si no logramos que una organización nacional única nos represente y haga saber nuestros planteamientos consensuados más allá de las legítimas diferencias que existen.


El parlamento en tanto planea dibujar una institucionalidad que ya cuenta con respaldo y que consiste en casi borrar a actores distintos de los Alcaldes y Parlamentarios en la conformación de los Consejos Regionales y en Valparaíso estimamos que nosotros, a lo menos, debemos tener una opinión sólida al respecto, que sortee los protagonismos que unos y otros enarbolan sobre el cadáver de la ANCORE. La respuesta y la acción son suyas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada